La Sala de Prensa
Blog

Entrevista con el nuevo presidente del Templo de San Salvador

                

¿Cómo fue su experiencia al ser llamado como el nuevo presidente del Templo de El Salvador?

Alonso Figueroa: Bien, gracias por la oportunidad. Hemos estado compartiendo la experiencia con los voluntarios del Templo en cada reunión de capacitación de estos días y vamos a repetir lo mismo.

Ha sido una experiencia inimaginable, muy desafiante, muy dulce, muy tierna y que ha fortalecido nuestro sentimiento hacia Jesucristo. Los líderes de la Iglesia irradian amor, los apóstoles al estar tranquilamente con ellos puede uno observar como su luz, amor y ternura nos cubren. Así que estamos muy felices. Nos sentimos ciertamente desafiados. Queremos prestar un buen servicio, queremos que el templo sea el lugar de serenidad, de tranquilidad y que mantenga a los hermanos en la perspectiva de caminar hacia el Señor. El templo nos ayuda a recordar quienes somos, y nosotros estamos ahí también para colaborar en los sentimientos y el impulso que todos tenemos de llegar a la presencia de nuestro Padre Celestial o mejor dicho la invitación que tenemos, de regresar a nuestro Padre Celestial y a su reino.

Silvia de Figueroa: Bueno, yo me siento muy agradecida con mi Padre Celestial por esta oportunidad que nos da de perfeccionarnos nosotros y poder ayudar en su gran obra aquí en la tierra, de preparar el camino para Él, para nuestro Señor Jesucristo cuando Él venga.

El Señor ha sido muy misericordioso con nosotros al ponernos al frente del Tempo y poder trabajar para esto y ayudar a todos los hermanos a que puedan seguir por este camino. Ayudar tanto a los vivos como a los muertos. Queremos nosotros dar nuestro amor a los hermanos, así como nos lo han pedido las autoridades generales, de que podamos irradiar amor hacia los voluntarios, para que ellos también puedan irradiar ese amor a quienes asisten al templo. Es nuestro deseo poder hacer la voluntad del Señor y que Él se pueda sentir satisfecho por nuestro servicio a Él.

¿Se esperaban el llamamiento o fue una sorpresa?

Alonso Figueroa: (risas) Ciertamente no. Estábamos todos en las reuniones de planificación en la presidencia del templo y hasta donde yo sé ninguno de los dos consejeros del presidente Chaverri ni siquiera nos lo podíamos imaginar que esto podía llegar.

¿La reacción de la familia?

Alonso Figueroa: La familia está más que todo asustada (risas) dicen, bueno ahora las exigencias de rectitud son mayores, y que debemos esforzarnos para que no se lleven un mal rato con las actuaciones y conductas de ellos.

¿Un mensaje que quisieran compartir con los miembros en general?

Alonso Figueroa: Si como no, yo personalmente les digo a toda la Iglesia, a todos los miembros una frase que después de tanta emoción, de tanta espiritualidad de dónde venimos, es que, aunque el profeta se inactivara, lo cual es imposible, testifico que la Iglesia es verdadera. Les invito ciertamente, que cuando tengan dudas, aflicciones, o que estén con incertidumbre o temor, a que visiten la Casa del Señor para recordar y meditar todas las promesas y todo el plan que Él tiene para nosotros, y que realmente no excluye que tengamos tristezas y desafíos, porque Él cumplirá todo aquello que nos ha prometido. Los invitamos a que estén ahí y que esta obra es una realidad, que esta es Su Casa, y que esta para instruirnos, fortalecernos y animarnos.

¿Qué les dirían a aquellos hermanos que tienen desafíos para ir al templo?

Silvia de Figueroa: Bueno, yo les diría que hagan lo posible, que venzan todos los temores que tienen, que hay prioridades. Yo creo que, en la vida, la prioridad debe ser ir al templo, aunque a veces nos cuesta. Una vez platicaba con una hermana, y me decía que había perdido los deseos de venir al templo, y yo le decía. No hermana, no debe de dejar de ir al templo, aunque no sienta el deseo usted acuda al templo, porque ahí va a recibir la fortaleza que usted necesita.

Recordar los convenios nos da la fortaleza que necesitamos para seguir adelante, esta vida es de luchar, y el templo eso es lo que nos da, confiar en el Señor, en que Él siempre está a la par de nosotros, aunque a veces no sintamos que es así.

Les quiero decir a los hermanos, más bien a los voluntarios que se han comprometido a trabajar en el templo, que recuerden que su compromiso no ha sido con la presidencia, su compromiso ha sido con el Señor, y que puedan asistir porque les necesitamos. Y también necesitamos que vengan los participantes para poder continuar con esta obra que es muy grande.

Alonso Figueroa: Le iba a agregar, que los que tienen desafíos como faltas o debilidades, que se animen a hablar con sus obispos. Los obispos están para si no están listos para ir al templo, para ayudarles a que estén listos, confíen en eso, el Señor los perdona y no los recuerda más y en Su Casa va a darles el ánimo y la fortaleza y el sentimiento de paz que han perdido, pronto lo tendrán al llegar a su casa.

¿Algún mensaje para la juventud de la Iglesia, para esos jóvenes que cumplen 12 años y tienen su primera experiencia asistiendo al templo?

Alonso Figueroa: A los jóvenes quiero decirles lo mismo que dije al principio, el templo es la perspectiva. Una de las cualidades de la juventud es no saber para donde van, no tener rumbo ni dirección. Vengan a hacer ordenanzas, y a los padres de ellos también para que pongan el ejemplo y solo por el ejemplo los jóvenes vengan. Y que se mantengan confiando en sus padres si aún tienen un testimonio, sus padres no les engañan, los lideres no les engañamos, confíen. Si siguen este camino serán lo que siempre han anhelado llegar a ser: vencedores.

¿Un mensaje en particular que las autoridades les hayan dado para los miembros en El Salvador?

Alonso Figueroa: Si, nos pidieron que les testifiquemos. La manera de enseñar en la Iglesia es el testimonio. Que les hagamos sentir que el Señor los ama, y que el Señor está muy pero muy pendiente de todo desafío, limitaciones, inseguridad, desempleo que padecemos, pero hay leyes que Él ha dado para que esas cosas podamos sobrellevar. Que se esmeren en cumplir con la ley del diezmo y los mandamientos que han recibido, y que duerman tranquilos, el Señor nos va a proteger y nos va a cuidar, y aun si las cosas se complicaran, más allá de esta vida el Señor nos está esperando. Así que no perdamos esa visión, de que somos Hijos de Él, que somos eternos y que penas y pesares serán compensados en el debido tiempo del Señor.

Por último, el énfasis que hicieron las Autoridades a los jóvenes es que se involucren en la Historia Familiar y la Genealogía. Nosotros les decimos que la Historia Familiar se hace a través de las conversaciones de las vivencias y relatos registrados de los abuelos, de los bisabuelos y de los padres, y lo relevante, o más edificante o emocionante de esta tarea es conocer las anécdotas de los éxitos, los fracasos, las bendiciones, eso es Historia Familiar. Las fechas son importantes, pero el conocer eventos, las tristezas, alegrías les va a ayudar a los jóvenes a aprender.

Queremos también expresar nuestra gratitud al presidente Petersen, a su esposa, y su grupo de voluntarios y otros asistentes, igual con el presidente Chaverri y su esposa, una gratitud especial. Ahora empezamos a entender todo el desafío que ha significado para ellos y aprendemos con que amor lo hicieron.

Examinar el Blog

Acerca de

Lea el blog de la Sala de Prensa Mormona de la Iglesia de Jesuscristo de los Santos de los Últimos Días y mantenganse al tanto de los asuntos públicos relacionados con la Iglesia.

Nota sobre la Guía de Estilo:Al publicar noticias o reportajes sobre La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, tenga a bien utilizar el nombre completo de la Iglesia la primera vez que la mencione. Para más información sobre el uso del nombre de la Iglesia, visite nuestraGuía de estilo.