Comunicado de Prensa

Llegando en el mejor momento

Más de doscientas mujeres miembros de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días donaron este sábado 28 de Septiembre, al Hospital Zacamil, sabanas, batas y Kits para recién nacidos.

La entrega del donativo se hizo como parte de una actividad de servicio organizada por la Sociedad de Socorro (Organizacion de mujeres de la iglesia) del municipio de Mejicanos en San Salvador, el proyecto se realizo por varios meses en los que las Mujeres miembros de la Iglesia de la localidad donaron su tiempo, dinero y habilidades para confeccionar un total de 130 batas de hospital, 106 sabanas y 30 kits para recién nacidos.

Al recibir el donativo, la Licda. Elizabeth Martínez, Jefa de Ginecología del Hospital Zacamil expreso: “El mayor beneficio lo obtienen los pacientes que son de escasos recursos, además, no pudieron haber llegado en un mejor momento pues hoy no tenemos ni sabanas ni batas limpias.

Las pacientes del hospital mostraron su agradecimiento por los kits para recién nacidos que fueron entregados, Brenda Vanessa, originaria de Tonacatepeque, dijo: “me siento muy bien al recibir este regalo,  pues es mi  primer bebe, un varón”, así también se expresó, Yanira Rodríguez, otra de las madres beneficiadas,  “me siento bien pues es la primera vez que me dan un regalo así, me ayudara bastante pues ella es mi segunda hija y vengo desde Guazapa”

Por su parte, Alma de Vásquez Lider local de la Sociedad de Socorro, comento que como organización su lema es “La caridad nunca deja de ser”, por ello al meditar, orar y analizar las necesidades de diversas instituciones para hacer el proyecto de servicio se eligió al Hospital Zacamil pues sus maquinas están arruinadas y no pueden confeccionar o reparar las sabanas y batas según lo requiere la cantidad de pacientes que se atienden.

El donativo fue entregado por un grupo de mujeres representantes de las congretaciones locales, dichas hermanas coincidieron en decir que fue muy gratificante realizar este proyecto, que las hermanas dieron con mucho ánimo pues sabían que el propósito era hacer sentir bien a otras personas, también dijeron sentirse satisfechas por lo que se había logrado pero a la vez reconocieron que solo fue un poquito comparado con lo que Dios quiere que hagan.

Este grupo de mujeres expresaron que ahora se sienten más motivadas a llevar a cabo la obra de servir a otros,  pues en la práctica sintieron que una sonrisa de las personas beneficiadas compensa los esfuerzos que hicieron por dar, además, saben que Dios está complacido por sus acciones y desean seguir siendo las manos que ayudan.

           

Nota sobre la Guía de Estilo:Al publicar noticias o reportajes sobre La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, tenga a bien utilizar el nombre completo de la Iglesia la primera vez que la mencione. Para más información sobre el uso del nombre de la Iglesia, visite nuestraGuía de estilo.